Skip to content
MuchoYoga – Portal de Yoga más grande en español

Beneficios del Yoga para Niños

Los beneficios mentales, físicos y espirituales del yoga para los niños

Hoy en día, es difícil ser un niño; tener que hacer malabares con las muchas exigencias de los estudios, las amistades y las actividades extraescolares. Puede ser difícil de navegar para muchos niños.

Es grande el impacto negativo que el estrés puede tener en los niños. Al igual que los adultos, los niños necesitan una salida que les ayude a reducir el estrés, y ahí es donde entra el yoga. En mi clase de yoga para niños, he visto que estos jóvenes lo ven no sólo como una forma de ejercicio físico, sino también para encontrar el equilibrio tanto mental como espiritual. Como practicante de yoga desde hace años, sé lo importante que puede ser el yoga en el manejo de la tensión y el estrés diarios.

A continuación se presentan cinco formas en las que los niños pueden beneficiarse de la práctica del yoga, y cada una de ellas mejora enormemente su bienestar general.

5 Beneficios extraordinarios del Yoga en niños

1) Mejora la salud física

El yoga hace bien a un cuerpo. Algunos de los muchos beneficios para la salud de la práctica del yoga incluyen la mejora del equilibrio, la flexibilidad, la coordinación, la fuerza y la resistencia. Todos estos beneficios físicos se prestan para mejorar el rendimiento en muchos otros deportes y pueden reducir el riesgo de lesiones durante otras actividades físicas.

La práctica del yoga permite a los niños utilizar sus músculos de formas nuevas y desafiantes. Aprender diferentes posturas de yoga permite a los niños conocer mejor y ser más conscientes de sus cuerpos, ayudándoles a darse cuenta de lo poderoso y capaz que es su cuerpo.

2) Mejora la concentración

La práctica del yoga anima a los niños a estar más centrados y presentes… ¡y qué padre no quiere que su hijo esté más centrado! Ya sea manteniendo una pose desafiante o siguiendo los movimientos paso a paso de una secuencia de yoga, los niños desarrollan mejores habilidades de concentración y amplían su capacidad de centrarse en la tarea que tienen entre manos. Mantener la concentración durante el flujo de una rutina de yoga puede traducirse en una mejor atención durante la escuela, los deberes y otras actividades extracurriculares.

De acuerdo con las Publicaciones de Salud de Harvard, “Estudios de investigación emergentes también sugieren que el yoga puede ayudar a los niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) al mejorar los síntomas centrales del TDAH, incluyendo la falta de atención, la hiperactividad y la impulsividad”. También puede mejorar el rendimiento escolar de los niños con TDAH”. Cuando le pregunté a uno de mis estudiantes de tercer grado qué era lo que más apreciaba del yoga, me respondió: “El yoga me ayuda a aclarar mi mente y me ayuda a concentrarme”. Me ayuda a olvidar el estrés”.

3) Promueve la atención

Tanto para los niños como para los adultos, se ha descubierto que el yoga y otras prácticas de mindfulness disminuyen el estrés y la ansiedad, a la vez que aumentan el bienestar emocional. Una de mis estudiantes de cuarto grado me dijo que “le encanta el yoga porque las poses mantienen tu cuerpo y tu mente equilibrados”.

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos y los Institutos Nacionales de Salud han descubierto que el uso regular de “tácticas de atención y atención fácil y rápida dentro y fuera del aula son importantes para ayudar a [los niños] a manejar el estrés futuro”. La atención plena enfatiza el enfoque consciente de la mente en el momento presente, a propósito, sin juicios ni apegos. La meditación extiende esto a apartar tiempo y lugares para practicar la atención plena, y además, el yoga incluye posturas físicas y técnicas de respiración que mejoran la atención plena y la meditación”.

4) Aumenta la confianza

Uno de los mayores atributos del yoga es su enfoque en el autodescubrimiento y la evolución, en lugar de la competencia y la comparación con otros. Cuando los niños practican yoga, se les anima a seguir sus propios caminos y a moverse a su propio ritmo.

A través del arte del yoga, los niños aprenden la perseverancia, la paciencia, la importancia de establecer metas y trabajar diligentemente para alcanzarlas. Ya sea que se trate de aprender una nueva pose o mantener una pose más larga y fuerte, los sentimientos de crecimiento y logro son muy importantes para todos nosotros, especialmente para los niños.

Debido a que un niño puede tener éxito a su propio ritmo, la comparación con otros se reduce. El yoga ayuda a infundir confianza y a aumentar la autoestima de un niño, lo que puede transmitir muchas otras facetas de su vida, así como sus futuros esfuerzos. Una imagen más fuerte de sí mismo puede llevar a un niño a tomar más riesgos y aceptar más desafíos. Uno de mis yoguis de tercer grado comentó recientemente, “el yoga me permite desafiarme a mí mismo y probar algo nuevo que antes no sabía que podía hacer”.

5) Enseña autocontrol y disciplina

La práctica del yoga puede enseñar a los niños disciplina, lo que les permite tomar mejores decisiones, así como asumir más responsabilidad por sus acciones. El desarrollo de la autodisciplina enseña a los niños a ejercer el autocontrol y a ser más reflexivos y decididos en su vida diaria.

Aprender a practicar el autocontrol puede proporcionar a los niños la estructura y las herramientas que necesitan para ser más responsables, productivos e independientes. Cuando un niño está mejor equipado en la autorregulación, la impulsividad y los comportamientos erráticos disminuyen drásticamente.